17 de octubre de 2014

Menú de boda

Como ya os he dicho un par de veces, pues me fui de boda el pasado 28 de septiembre, que se casaba mi primo que es casi como mi hermano mayor. Encontramos un vestido precioso de color verde menta/turquesa con blonda negra... y me lo conjunté con unos taconazos negros y unos pendientes preciosos, el pañuelo y arreando que es gerundio :)

Y bueno, hoy os traigo las fotos de los platos que sirvieron,
antes comimos el aperitivo, que fueron principalmente unos pocos canapés
-hasta el punto de usar pan bimbo o tostaditas al estilo merendola,
cosa que me dejó completamente alucinada-,
de los que destaco sólo el saquito de queso de cabra que estaba buenisissisimo :)


Primer plato: Piña, melón y jamón.
Sinceramente, eran esas 3 cosas.
Cuando en el menú vi algo así como "barco de piña tropical",
me imaginaba algo en plan cóctel de gambas.
La mía se quedo cais entera, porque no me gusta ni la piña ni el melón.
El jamón -al menos el mío- estaba un poco salado, y había mucha cantidad,
lo que está bien si te comes todo el plato, porque así a palo seco
se me hizo ahogadizo.

*A mi madre le gustó.
Estaban bien tanto la piña como el melón, gustosos y maduros,
y fue algo ligero que a la mayoría le agradó.



Sorbete de limón.
Entre el primero y la carne,
nos sirvieron esta tulipa con una bola de sorbete de limón.
El barquillo estaba buenísimo y el helado también.
Es una manera de "limpiar" el paladar entre platos
y ayudar con la digestión.



Ternera con salsa y puré de patatas.
Un par de trozos de ternera, bastante blanda pero no especialmente jugosa,
con una supuesta "salsa española", que sabía a guiso de toda la vida,
acompañada de una especie de botoncitos
de puré de patatas hechos con manga pastelera.
Digamos que de dónde no hay no se puede sacar.



Tarta de turrón con yema quemada.
O algo así, porque mi madre dijo que era turrón,
pero a mí casi que me sabía más a avellana y miel, pero bueno.
No me comí ni la mitad.
Para mi gusto (que es muy mío) estaba muy dulce,
era empalagosa, y había demasiado mousse de lo que fuera
para tan poco bizcocho.


En conclusión, no es que haya ido a muchas bodas -ni mucho menos- pero creo que para ser una boda la presentación y el conjunto de platos, la manera de servirlos y el sabor de los mismos, dejó un poco que desear. Creo que lo dice todo que para mí lo mejor de los cuatro fuera el sorbete de limón, y que prefiriera el sabor del puré de patatas -que tampoco es que estuviera demasiado logrado- al de la carne.

Se celebró en el Restaurante Planeta Azul de Cervelló, y yo personalmente, ya no sólo por la comida, sino por el camarero, el tipo de bebidas que hubo -inclusive la barra libre-, el modo de servir, las mesas, manteles, sillas, los centros de flores y la decoración... no lo recomendaría.

1 comentario:

  1. no quiero ofender pero si que se ve un poco cutrecillo

    ResponderEliminar